La perdida del pelo en quimioterapia y sus efectos: entrevista a Carmen Yélamos.

Entrevistamos a Carmen Yélamos, Especialista en Psicología Clínica sobre las consecuencias de la perdida del pelo en los tratamientos con quimioterapia:

¿Cómo afecta la perdida del pelo a la autoestima de un enfermo tras un diagnóstico de cáncer?

El cabello juega un papel muy importante en nuestra imagen y en nuestra identidad personal. Hay un vínculo importante entre el cabello y los sentimientos de atractivo, sexualidad y feminidad o masculinidad en cada uno de nosotros. Por ello, el impacto de la caída del cabello como consecuencia del tratamiento con quimioterapia es enorme para la paciente, siendo una de las preocupaciones más importantes entre los efectos secundarios de la quimioterapia.

La perdida del pelo ha sido descrita como la segunda preocupación más importante para los pacientes, tras del impacto de la quimioterapia sobre la familia o la pareja (Carelle et al.2002). En la mayoría de la literatura, las mujeres identificaron la pérdida de cabello como un problema más significativo que los hombres. Aunque la caída del cabello no genera implicaciones funcionales para la persona, si se inscriben representaciones sociales vinculadas al significado de género, que suelen estar influidas por diferentes variables sociales. Los medios de comunicación, por ejemplo, resaltan en la publicidad la importancia del cabello como símbolo de belleza, juventud, salud, profesión, condición social…. Muchas mujeres que pierden el cabello como consecuencia del tratamiento oncológico deben continuar con sus rutinas sociales, lo que implica que tengan que enfrentar el estigma social vinculado a la ausencia del cabello. Las respuestas de la sociedad frente a estos cambios físicos pueden convertirse en barreras que dificultan la aceptación que tienen de su nueva imagen corporal y la forma de interactuar con los otros.

Las alteraciones físicas que producen los tratamientos oncológicos se convierten en factores estresores que los pacientes enfrentan durante la enfermedad. Los cambios permanentes, como los efectos provocados por las cirugías, y los temporales, como la pérdida del pelo, pueden influir negativamente en la autoestima de los pacientes, principalmente en las mujeres, generar trastornos afectivos, problemas en la identidad de género y cambios en su vida sexual. Numerosos estudios muestran cómo la insatisfacción con la imagen corporal está asociada a una baja autoestima, pobre autoconcepto, problemas en la identidad de género, ansiedad interpersonal, problemas sexuales y trastornos depresivos.

Recientes investigaciones señalan que los cambios que se producen en las zonas afectadas por los tratamientos tienen implicaciones psicológicas como la sobrevaloración de la importancia estética en el atractivo físico y personal, la insatisfacción corporal, la disminución del bienestar y el miedo al rechazo. Estos efectos pueden generar, en los pacientes, comportamientos de evitación o compensación hacia su cuerpo y su entorno social. Por otra parte, para la mayoría de los pacientes es un recordatorio visible de su enfermedad y de la necesidad de tratamiento oncológico.

perdida del pelo

¿Hay pacientes que se nieguen a recibir el tratamiento para evitar la perdida del pelo?

La literatura señala que entre un 8 y un 10% de los pacientes consideran rechazar la quimioterapia o elegir un tratamiento menos eficaz para evitar la alopecia (Kadakia et al., 2014; Roe, 2014).

Algunos pacientes están tan angustiados ante las perspectivas de perder el pelo que pueden elegir terapias menos efectivas u optar por ningún tratamiento en absoluto. Por ejemplo, un estudio publicado en el año 2001 en la revista European Journal Cancer Care, más de la mitad de las mujeres encuestadas afirmaban que el perder el pelo era sin duda el efecto secundario que más temían de la quimioterapia. Este temor es tan intenso, que cerca del 8% de las mujeres que tenían que someterse a este tratamiento piensan seriamente en no iniciarlo por este motivo.

Este miedo a perder el pelo se debe en gran medida a tres factores:

  • Afecta directamente a un aspecto clave en la imagen e identidad femenina.
  • Es un síntoma que los demás pueden ver continuamente.
  • Es un constante recordatorio para ellas de que están siguiendo un tratamiento.

¿Es posible enfrentar mejor la enfermedad sin el efecto secundario de perdida del pelo?

Sin duda, con la prevencion de la caida del cabello en quimioterapia esta importante preocupación de la paciente desaparece y mejora su adaptación al proceso de enfermedad y tratamiento. Todo ello influirá en la autoestima de la paciente, en su sexualidad y en la relación con su entorno.

El tratamiento con quimioterapia puede conllevar una serie de sentimientos y actitudes negativas que es necesario ayudar a elaborar y asumir. Evitando la caída del cabello se permite también que la paciente sea identificada como paciente con cáncer, lo que la protege tanto a ella como a sus acompañantes de las manifestaciones no deseadas de su entorno social. La alopecia relacionada con el cáncer no solo afecta a la forma en que los pacientes se perciben a sí mismos sino también a cómo son percibidos por otros. Y este aspecto cambiaría.

Carmen Yélamos es Psicóloga Especialista en Psicología Clínica. Psico-Oncóloga. GenesisCare

Responsable de Experiencia del Paciente en GenesisCare.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies